¿Cómo limpiar las mosquiteras correderas?

¿Cómo limpiar las mosquiteras correderas?

Las mosquiteras, a medida que pasa el tiempo, van ensuciándose. Por un lado, atrapan polvo y suciedad, y polen de árboles y plantas. Por otro, algunos insectos pueden quedarse enganchados en ella después de intentar pasar al otro lado de la tela. Todo esto hace que sea necesario limpiarlas con cierta frecuencia. Pero no todas se limpian igual. El procedimiento a seguir con las mosquiteras fijas a la hora de limpiarlas será distinto del que tendrás que emplear con las que se pueden retirar de su sitio para eliminar la suciedad que tengan pegada. Estos son los pasos para limpiar las mosquiteras correderas.

Limpiar una mosquitera corredera: pasos previos

Antes de limpiar una mosquitera corredera es necesario que la retires de su lugar. De esta manera podrás eliminar la suciedad que tenga pegada con más facilidad. También de manera más exhaustiva, y lo más importante, con comodidad. Por tanto, lo primero que tienes que hacer es quitarlas de donde estén situadas. Generalmente, será en una ventana, aunque también hay mosquiteras correderas diseñadas para puertas de acceso al exterior.  

Eso sí, a la hora de retirarla tienes que tener cuidado de hacerlo sin que se caiga la suciedad que tiene pegada. Por tanto, tienes que manejarla con cuidado y delicadeza. Tras retirarla, colócala en el punto en el que la vayas a limpiar. Ten siempre en cuenta que dicho lugar tiene que ser un lugar en el que no importa que caiga la suciedad.

Por ejemplo, puede ser la parte superior de un fregadero, o una superficie que hayas cubierto con papel de cocina grueso. A continuación prepara todos los elementos que te harán falta para la limpieza. Básicamente, un paño, una esponja, un cubo con agua, agua jabonosa y un cepillo de dientes

Limpieza de la tela de la mosquitera

Para empezar con la limpieza, humedece la tela de la mosquitera con agua. Si su borde es metálico, puedes sumergirla en un cubo durante unos minutos. En caso contrario, frota su tela con un paño húmedo. Así comenzará a soltar la suciedad. Cuando hayan pasado unos minutos, si estaba en el cubo, sácala y ponla en posición horizontal. Después moja una esponja en agua jabonosa y frota su tela con firmeza, aunque no con demasiada fuerte para no dañar la tela. Esto debería sacar la práctica totalidad de la suciedad.

Para las zonas con suciedad más incrustada, o más complicadas de limpiar, utiliza un cepillo de dientes viejo. Así sacarás todos los restos. Cuando termines, vuelve a limpiarla con agua limpia para eliminar algún resto que pueda quedar, así como el jabón de la limpieza. Antes de colocarla, seca la tela con un paño. Solo cuando esté completamente seca estará preparada, y ya limpia, para poder colocarla de nuevo en su lugar. Colócala de nuevo donde estaba con cuidado, y retira los restos de suciedad. La suciedad ya ha desaparecido de la tela, y como verás, limpiar una mosquitera corredera es mucho más laborioso que complicado. Tardarás un poco en tenerla lista, pero limpiarla es sencillo, ¡anímate a dejar limpias tus mosquiteras correderas!

Entradas relacionadas

Compartir