¿Sabías que las mosquiteras pueden protegerte de enfermedades graves?

¿Sabías que las mosquiteras pueden protegerte de enfermedades graves?

Las mosquiteras cumplen una función que contribuye a mejorar el nivel de confort de quienes residen en las viviendas en las que se instalan. Evitar que los mosquitos piquen y que los insectos se cuelen en la casa. No solo los voladores. También los que reptan, como muchas arañas que entran en las habitaciones trepando por la pared hasta las ventanas. Pero además, las mosquiteras también contribuyen a evitar enfermedades. ¿Sabes por qué? Te descubrimos por qué las mosquiteras son muy importantes para la protección de enfermedades, y de cuáles en concreto. Descúbrelas.

Protección de enfermedades y mosquiteras ¿por qué contribuyen a evitarlas?

Las mosquiteras frenan el paso de insectos a las distintas estancias de una vivienda que protegen. Sobre todo se suelen colocar en puertas y en las ventanas de salas y habitaciones. Para evitar picaduras mientras se descansa. Y precisamente por eso consiguen que quienes viven en esas casas cuenten con protección de enfermedades adicional. Esto se debe a que los insectos pueden transmitir diversos males. Bien mediante su picadura, o bien por contacto o pequeños mordiscos. Siempre en función del insecto del que se trate. 

Si los insectos no pueden entrar en la vivienda, difícilmente podrán picar a sus moradores. O rozar su piel o morderles. Por eso no podrán transmitirles los males de los que sean portadores. Esto no quiere decir que una picadura de mosquito nos pueda causar una enfermedad, pero hay países en los que, por el tipo de clima y de enfermedades endémicas que hay en ellos, sí pueden ocasionar males de cierta gravedad. 

¿Qué enfermedades pueden transmitir los insectos?

El mosquito es una de las especies que frenan las mosquiteras que es capaz de transmitir enfermedades. No solo eso, sino que es el que más puede hacerlo. Además de provocar unas molestas picaduras, en según que países pueden hacer que caigas gravemente enfermo. Por eso las mosquiteras son más que aconsejables en muchos climas y entornos. Porque solo con los mosquitos, los humanos pueden infectarse de dengue, malaria, fiebre amarilla, encefalitis japonesa o filariasis. También la fiebre de Chikunguya o la del Nilo occidental. Sí, todas estas enfermedades se pueden transmitir con la picadura de un mosquito. Impresionante ¿verdad?

Además de los mosquitos, otros insectos que pueden transmitir enfermedades y que frenan las mosquiteras son las garrapatas, las moscas negras o la mosca tse-tse. Esta última puede pasar a los humanos la conocida como enfermedad del sueño. También las moscas de la arena, que transmiten la leishmaniosis y hasta una fiebre "propia", la de las moscas de la arena. En el caso de la garrapata, a pesar de ser tan pequeña, su paso puede quedar bloqueado por unas mosquiteras que tengan agujeros muy pequeños. Son quizá las que tienen la tela más tupida, que será muy útil si se vive en una zona boscosa o con animales de granja. 

Las garrapatas transmiten muchas enfermedades: la enfermedad de Lyme, la tularemia, la fiebre recurrente, ciertos tipos de encefalitis y diversas fiebres, como la fiebre de Crimea-Congo. En cuanto a las arañas, aunque apenas transmiten enfermedades de este tipo, sí pueden provocar reacciones alérgicas bastante severas. Sobre todo, por contacto. Por eso también es conveniente tenerlas lejos. 

¿Cómo transmiten enfermedades los insectos?

Salvo las garrapatas, que se pegan a la piel y chupan la sangre de los humanos a los que se adosan, la mayoría de insectos transmiten enfermedades mediante una picadura. Tanto en el caso de las moscas como de los mosquitos. En el caso de las arañas, que también pueden morder, las dermatitis que provocan en algunas personas sensibles a las sustancias que producen son más debido al contacto con ellas.

En el caso de moscas y mosquitos, no tiene nada que ver que el mosquito o la mosca esté enfermo con que esté enfermo el propio insecto. Esto no sucede, ya que lo que hace el mosquito o la mosca, como otros insectos, es servir de transporte y vector de inoculación de las enfermedades. Es decir, ellos son portadores de la enfermedad, pero no la tienen. 

Para convertirse en vector de una infección, un mosquito tiene que picar a una persona o animal que ya tenga la enfermedad que transmitirá después. Lo hace a través de la sangre, su alimento, y que obtiene durante las picaduras. Tras chupar la sangre con el virus, este se reproduce en el insecto, y está listo para pasar a personas o animales que piquen desde ese momento. Así de sencillo. El virus no daña a los insectos. Simplemente, los utiliza como medios para reforzarse y vehículos para viajar hasta su próximo objetivo a través de la sangre.

Después, cuando la persona pase un periodo de incubación del virus que se le ha transmitido, empieza a sufrir sus síntomas, que en muchos casos acarrea fiebres altas, un fuerte malestar general y en muchos casos síntomas parecidos a los de una gripe. En muchos casos estas enfermedades requieren un tratamiento y un seguimiento de la enfermedad. En no pocas ocasiones, en función de la enfermedad, hospitalización.

Por suerte, las transmisiones de enfermedades por picaduras no son muy frecuentes en España, pero cada vez hay más insectos capaces de hacerlo en ciertas zonas por la llegada de enfermedades y especies que no son propias del país debido a variaciones provocadas por el cambio climático. De ahí la importancia de contar con mosquiteras. No digamos ya si en la vivienda a proteger viven personas alérgicas a mosquitos, diversos tipos de moscas o arañas. En esos casos conviene tenerlos fuera a toda cosa. 

La protección de enfermedades, sobre todo después de los años que hemos vivido, es esencial para evitar cualquier contratiempo relacionado con la salud. Por eso, protegerse de las patologías que pueden transmitir los insectos es muy importante. Aparte de lo molestas que pueden resultar sus picaduras o las alergias por contacto. Por eso, instalar mosquiteras en las ventanas y en las puertas que den al exterior no solo es importante en países tropicales o en áreas situadas en el norte y centro de África. También lo es en muchas zonas de España. Puede que las enfermedades que transmitan no sean tan graves como en dichas áreas, pero seguro que evitas muchas molestias y dolencias al hacerlo. Por eso, ¡mejora tu protección de enfermedades instalando mosquiteras en puertas y ventanas!

Compartir