¿Por qué las mosquiteras enrollables son la solución perfecta para el verano?

¿Por qué las mosquiteras enrollables son la solución perfecta para el verano?

En verano es habitual dejar abiertas ventanas y puertas para refrescar la casa. Sobre todo a primera hora de la mañana y por la noche, cuando baja el calor. Pero para evitar que entren los mosquitos, hay que instalar mosquiteras. Eso sí, no de cualquier tipo. Antes de instalarlas hay que pensar cuál es la que más te conviene en función de varios factores. Entre ellos el tipo de vivienda, la época del año, o si necesitas mosquiteras solo para las ventanas, o también para las puertas. En función de estas y otras variables, darás con la respuesta que necesitas sobre la mejor mosquitera para tu caso. En concreto, para el verano. Y seguro que en muchos casos descubres que necesitas mosquiteras que puedas abrir y cerrar como si fuesen persianas. Sobre todo, en las puertas. En estos casos, por ejemplo, las mosquiteras enrollables son tu opción perfecta. Descubre por qué. 

¿Qué son las mosquiteras enrollables?

Antes de nada, es más que recomendable que sepas en qué consisten las mosquiteras enrollables y cuál es su mecanismo de funcionamiento. Solo así podrás saber por qué son las perfectas para el verano. Se trata de uno de los tipos de mosquiteras más populares, y tienen un funcionamiento muy similar al de una persiana. Es decir: la tela de la mosquitera se enrolla y se oculta en un tambor como sucede con las persianas. Solo que a deferencia de estas, en las que el espacio para guardar la persiana se coloca sobre la ventana, las mosquiteras enrollables pueden tener el espacio para ocultar la tela de la mosquitera, o bien en la parte superior de la puerta o la ventana, o en un lateral.

Cuando se instalan no parecen mosquiteras enrollables. Quedan fijas sobre la ventana o el marco de la puerta sobre el que se instalan. Todo apunta, a primera vista, a que se trata de mosquiteras fijas. Pero llevan un sistema integrado que se encarga de desplazar la tela e ir enrollándola. En función de si la caja en la que se guarda está en la parte superior de la ventana o la puerta en la que se ha instalado, se desplazará entonces hacia arriba o hacia uno de los lados. Lo hará por completo o hasta que decidamos dejar de enrollarla. Exactamente igual que una persiana. 

Para ello llevan un mecanismo integrado, que consiste en un sistema de poleas que desplazan unas cintas o cuerdas que mueven la mosquitera. Los materiales que se utilizan para desarrollarla son, además de la malla, generalmente de PVC, que funciona como barrera para la entrada de mosquitos y otros insectos voladores, unos marcos y una estructura para colocarla. El mecanismo para enrollarla se activa cuando se tira de un cordón que lleva una anilla en su extremo. 

Además, este tipo de mosquiteras llevan un sistema para frenar el enrollado y dejarla desplegada en el punto deseado. Se activa dando un ligero tirón hacia el lado contrario hacia donde se quiere enrollar. Es decir, hacia abajo o hacia uno de los lados. Para frenar hay que dar un pequeño tirón en el sentido contrario al que lleva la tela. 

¿Por qué son perfectas para el verano?

Las mosquiteras enrollables, además de ser bastante económicas, presentan diversas ventajas que las hacen perfectas para el verano. La primera es que, aunque se colocan para que queden fijas, se puede regular su apertura. Esto es perfecto, por ejemplo, para su colocación en puertas. Así, se pueden recoger durante el día, o en determinados momentos de mucho paso, para no estorbar a quienes quieran entrar o salir. En las ventanas también se pueden desplegar o recoger a voluntad. Eso sí, hay que fabricarlas a medida para que queden bien tirantes y ajustadas. Pero a cambio, se pueden encargar, gracias a la variedad de opciones, prácticamente en el color que quieras

Además, como hemos visto, recoger o desplegar las mosquiteras, exactamente hasta el punto que quieras, es realmente sencillo. Pero si quieres todavía mayor comodidad, y la posibilidad de poder colocarlas en estructuras más altas, existe la posibilidad de automatizar su recogida y despliegue. Si quieres ocultarlas todavía más, en el caso de las ventanas se pueden colocar cortinas sobre la caja donde se recogen. Así, cuando por ejemplo, haya una visita, o cuando no se necesiten.

Esta modalidad de mosquitera es bastante resistente y puede durar bastantes años. Eso sí, hay que realizar un mantenimiento mínimo para que estén perfectas siempre. Básicamente, lo único que tendrás que hacer para conseguirlo es limpiarlas con cierta regularidad para quitarles el polvo y/o el polen que puedan acumular. Al hacerlo también liberarás los agujeros de la tela, que pueden obstruirse con el paso del tiempo. También necesitas vigilar que el mecanismo de enrollado de la tela no roza con otros elementos o componentes, porque podría haber riesgo de rotura. 

Las mosquiteras enrollables también se utilizan como barreras para evitar o que algunos animales domésticos, especialmente los gatos, sufran accidentes al saltar por una ventana. O para que los pájaros y otros animales no se cuelen en casa. En invierno y épocas frías no importan las mosquiteras, porque generalmente puertas y ventanas están cerradas. Pero en verano es habitual dejar, al menos las ventanas, abiertas. Sobre todo por la noche y a primera hora de la mañana. Al abrir las ventanas pero bajar las mosquiteras, no impedirás que circule el aire en el interior de la casa y se pueda refrescar. Pero tus mascotas tendrán una barrera que evitará que salten. Por eso, con las mosquiteras enrollables ganarás en tranquilidad en verano. 

Las mosquiteras tienen además otras propiedades en función de cómo esté fabricada su tela. Por ejemplo, pueden proteger frente al polen y evitar su entrada en casa. Es un punto muy importante en las casas en las que vivan una o más personas alérgicas. Porque aunque en verano no haya demasiadas especies echando polen, si la primavera es calurosa, conviene mantener el polen fuera de casa y al mismo tiempo, poder ventilarla. A veces, la época de alergias se puede extender al principio del verano, por lo que son la opción perfecta para poder refrescar la casa sin que entre el polen y cause alergia a los que están en ella. 

El verano también es una época en la que suelen producirse las conocidas como tormentas secas o tormentas de viento. Especialmente en días muy calurosos. En las zonas costeras también puede haber galernas, con mucho viento. Pero con las mosquiteras enrollables puedes evitar sufrir sus consecuencias. Si vives en zonas en las que es habitual tener este tipo de tormentas de viento, y encargas mosquiteras anti-viento, podrás asegurarte de que no se rompen o desmontan con una ráfaga fuerte. Todo pensado para que puedas dejar ventanas y puertas abiertas aunque haya galerna, sin sufrir sus efectos.

Estos son los principales motivos por los que las mosquiteras enrollables son perfectas cuando llega el verano. Lo tenemos más cerca de lo que piensas, así que no te lo pienses más ¡y encarga las tuyas!

Compartir