Los mejores trucos para elegir la mosquitera perfecta

Los mejores trucos para elegir la mosquitera perfecta

Aunque todavía no ha llegado el verano, las temperaturas ya son lo bastante elevadas para tener que abrir las ventanas bastante rato. Y en algunos casos, incluso para tener que dormir con ellas abiertas. Esto lleva a que los insectos entren en casa, con las molestias que esto ocasiona. Sobre todo, en el caso de los mosquitos. Por eso seguro que quieres evitar a toda cosa que entren en casa. Habitualmente no basta con utilizar insecticidas ni los mil remedios antimosquitos que recomiendan por todas partes. Lo mejor es utilizar mosquiteras. Pero ¿cuál es la más adecuada? ¿de qué tipo tienes que comprarlas? Descubre cuál es la perfecta para tus necesidades, y cómo elegir mosquitera.

¿Qué tipos considerar al elegir mosquitera?

Cuando piensas en qué modelo comprar al elegir mosquitera, seguro que te viene a la mente las mosquiteras que has visto en las películas ambientadas en climas tropicales o en algún país de África. En ellas, hay telas de mosquitera que, colgando del techo, caen sobre las camas y las cubren por completo. También pueden caer sobre cenadores o espacios con mesas y sillas habilitadas para comer. Pero ese tipo de mosquiteras no son las que se instalan en las viviendas en la actualidad.

Las mosquiteras que se instalan actualmente en pisos o en viviendas unifamiliares se colocan en las puertas y, sobre todo, en las ventanas de las casas. De esta manera evitas que, al abrir ventanas o puertas, los mosquitos se cuelen en la vivienda. Sin necesidad de tener la casa cerrada a cal y canto. Las mosquiteras son tejidos porosos, con pequeños agujeros por los que no podrán pasar los insectos. Pero sí el aire.

Por tanto, con las mosquiteras que se instalan en puertas y ventanas tendrás lo mejor de dos mundos: aire fresco y ningún mosquito ni otros insectos. Con las mosquiteras que mencionamos antes, los insectos voladores no dejan de poder acceder a una vivienda. Solo se quedarán fuera del espacio que protegen. Y si sales de la cama o del espacio al que impiden pasar a los mosquitos, volverás a estar expuesto a sufrir sus molestias o picaduras.

Por tanto, descarta completamente las mosquiteras que cubren las camas, y elige los modelos que se instalen en puertas y ventanas, y se queden fijas en ellas. Al menos, durante la temporada veraniega. Solo tienes que dar con el tipo que más te convenga, por instalación y capilaridad, y colocarlo en su lugar. Los insectos voladores serán pronto cosa del pasado. No solo eso, ya que estas mosquiteras también evitan que entre la mayoría de polvo en casa. Y además, los alérgicos al polen tienen en ellas un buen aliado, ya que hay muchos modelos de mosquiteras capaces de bloquear el polen.

Los diferentes tipos de mosquitera

Además del que cuelga del techo, que como hemos comentado no se utiliza prácticamente en Europa (y por supuesto en España), hay diversos tipos disponibles para instalar en puertas y ventanas, y que tendrás que tener en cuenta al elegir mosquitera. Los principales son cuatro: fijas, correderas, plisadas y enrollables.

Las primeras son unos bastidores de malla de tela de fibra rígidos, que se colocan en los huevos de puertas y ventanas. Pero sobre todo, en estas últimas, ya que en las puertas, a no ser que las instales en un marco que se abra y se cierre, obstruirán el paso. Esto es lo primero que tienes que tener en cuenta: si quieres las mosquiteras solo para ventanas, o también necesitas tenerlas en puertas. En el caso de que quieras colocarlas en puertas, las mosquiteras fijas no son, quizá, el tipo más apropiado. Eso si, en ventanas ofrece numerosas ventajas. Para empezar no es necesario recoger la tela como en otros casos.

Están compuertas por los perfiles del marco, las esquineras que unen los perfiles en las esquinas, goma para fijar la mosquitera y la tela de fibra de vidrio que protege las ventanas y que se fija a perfiles y esquineras. Se trata del modelo de menor coste de todos los disponibles. Van colocadas a presión, y se sujetan con distintos tipos de soportes a las ventanas. 

En cuanto a las mosquiteras correderas, son una evolución de las mosquiteras fijas. Su mecanismo de funcionamiento es muy parecido al de las ventanas correderas. Con ellas se puede abrir una parte de la ventana con facilidad, como si fuesen ventanas. Tienen dos rodamientos en la estructura en la que va colocada la mosquitera. Uno en su parte inferior y otro en la superior. Se encuentran en una zona que se ajuste en los raíles de las ventanas en las que se instalen. Es obligatorio que estas sean también correderas  para que las mosquiteras funcionen bien. 

Con este tipo de mosquiteras hay que tener precauciones con sus medidas. Para asegurarse de que tienen las correctas es necesario tomarlas en un mínimo de tres puntos de la ventana. De otra manera, costará acoplarlas a las ventanas. Con el tiempo, y por la acción de los elementos, sobre todo por el calor, se van deformando, y pueden variar sus dimensiones en unos pocos milímetros. Esto puede hacer que los marcos de las ventanas modifiquen su posición.

Por tanto, si no se toman las medidas reales en el momento de elegir mosquitera, y se hace con las que tenían las ventanas en el momento de su instalación, puede que luego no encajen bien y haya que repetirlas. Aun así, existe una solución si la diferencia de dimensiones no es muy elevada: hacer las mosquiteras correderas con ruedas regulables. Con ellas, se puede no solo ir ajustándolas para compensar los efectos de los elementos. También podrás compensar la deformación que ya haya existido de las ventanas con respecto a sus dimensiones originales. 

Las mosquiteras plisadas son unas derivadas de las correderas. Pueden extenderse o recogerse, lo que hacen en horizontal, y siguiendo unas guías. Como en las correderas, están situadas en sus partes superior e inferior. Cuando se recogen, la tela queda plegada como el cuerpo de un acordeón. Son muy ligeras, y uno de los modelos más utilizados en puertas. 

Por último, las mosquiteras enrollables funcionan de manera similar al de un estor a la hora de recogerse y desplegarse. Cuando se recogen quedan en el interior de un cajón parecido al de las persianas. En su parte inferior tienen unos puntos de anclaje para sujetarlas cuando se despliegan. También son muy utilizadas, además de en ventanas, en puertas. 

Estos son los trucos que tienes que saber para elegir mosquitera y optar siempre por la perfecta: si son para ventanas o puertas o cómo elegirlas para ventanas correderas que se pueden deformar con el paso del tiempo. También el nivel de porosidad de la tela o qué tipo elegir si las quieres dejar fijas o no. Con todo esto en cuenta, y conociendo los tipos que hay, ¡no tendrás problemas al elegir mosquitera!

Entradas relacionadas

Compartir